Extremadura y el Ebro 1938

 

Nuevo material italiano

En el verano de 1938, Italia envió nuevo material, y con él se formó una séptima escuadrilla Fiat Cr-32 española (Pazó) y una italiana de ataque al suelo, un nuevo grupo Savoia Sm-79 español y dos grupos españoles de Caproni Ca-310 (Martínez de Pisón y Benítez de Castro); mediada la batalla, se repatrió el grupo de caza "Gamba de Ferro" y dos grupos de Savoia Sm-81, que dejaron sus aviones en manos españolas. El crecimiento que estos grupos dieron a la Aviación nacionalista permitió la organización de la Segunda Brigada Aérea, en la que se englobaron los cuatro grupos de Savoia Sm-79 (2ª y 3ª Escuadra) y los dos de la Caproni Ca-310 (6ª Escuadra), todos ellos a las órdenes del infante Alfonso de Orleans.

 

 

Avión de reconocimiento y bombardeo ligero Caproni Ca-310

En la Primera Brigada, que pasó a mandar Joaquin González Gallarza a finales de 1938, quedaron los dos grupos Junkers Ju-52 (1ª Escuadra), los cuatro grupos Savoia Sm-81(4ª y 5ª Escuadra) y el grupo de Heinkel He-70. Siguieron siendo independientes los grupos de "Cadenas" (que en estos momentos eran los de Heinkel He-51 de Eyaralar y Fernández Pérez, el de Romeo Ro-37 de Jesús Camacho, el de "Pavos" de Llop y el de "Ocas" de Baquera), el grupo mixto de Córdoba (Martínez Mejías), el grupo Breguet Br-XIX de Marruecos y el de hidros de Noreña. Al final de año se creó la Escuadra de Caza; la número 7, a las órdenes de García Morato; las jefes de sus tres grupas fueran Salas, Barranco y Muñoz.

Extremadura y el Ebro 1938

A mediados de julio, la Primera Brigada Aérea Hispana bajó a Extremadura para cooperar en la ofensiva conjunta de los Ejércitos del Centro y del Sur al valle de la Serena, apoyo indirecto a la última fase de la ofensiva a Valencia. El 25 del mismo mes, el Ejército del Ebro cruzó el río del mismo nombre y logró una ancha ruptura inicial por la que penetró hasta las inmediaciones de Gandesa. El grupo de Fiat Cr-32 que cubría el frente de los italianos "La Cucaracha" protagonizó una desbandada de Caspe a Zaragoza, aunque el día siguiente volvió a su puesto. Los dos grupos de Fiat Cr-32 españoles, ahora mandados por Salas y García Morato, se incorporan desde Mérida a Escatrón, pues la aviación enemiga comienza a mostrarse, activa y tratan de oponerse a la destrucción por parte de los bombarderos rebeldes a los puentes y pasarelas enemigos, objetivos de difícil destrucción aunque se consiguieron algunos éxitos.

En estos días cruzaron la frontera pirenaica 95 cazas "Super Moscas", con los que pudierton equiparse las seis escuadrillas, a quince aviones por unidad, y aún sobraron cinco aparatos. La 4ª Escuadrilla, mandada por Arias, pues Zarauza había ascendido a jefe de grupo a la muerte de Claudin, fue dotada con motores norteamericanos de altura y equipo de oxígeno para el piloto, lo que permitió la disputa de las grandes altitudes a los treinta y seis Messerschmitt Bf-109; Las cuatro escuadrillas de "Chatos" del grupo 26 y la de Vuelos Nocturnos tenían, asimismo, superabundancia de material, ya que este tipo de aparato se fabricaba al ritmo de 45 a 50 al trimestre.

El nuevo Messerschmitt Bf-109 E

A finales de agosto, cuando la ofensiva rebelde por Extremadura estaba a punto de ocupar todo el recodo del Zújar y amenazaba al propio Almadén, se produjo una potente contraofensiva enemiga. Una vez más tuvo que acudir allí la Primera Brigada Aérea Hispana, ya que los 18 Fiat Cr-32 españoles que habían quedado en el sector no podían garantizar la supremacía aérea frente a la 2ª y 4ª escuadrillas de "Chatos" y la 1ª de "Moscas". Los combates fueran muy duros a diario, hasta el increible dia 2 de septiembre, en el que el comandante Ángel Salas derribó en cinco minutos tres "Katiuska" de la 4ª Escuadrilla y al jefe de la escuadrilla de "Moscas".

En septiembre, la mayor parte de las unidades citadas volvieran al Ebro a disputar la más enconada lucha aérea de la guerra. Ambas cazas han llegado a su cénit. En zona rebelde hay organizadas siete escuadrillas Fiat Cr-32 españalas y otras tantas italianas, con un total de 126 aviones en plantilla, más las tres de Messerschmitt Bf-109, que reúnen atros 36 aviones. En la zona adversaria actúan siete escuadrillas de "Moscas" (84 aparatos), cuatro escuadrillas de "Chatos" con material superabundante (del órden de atros 70 aviones) y la de Vuelos Nocturnos. En total, más de 160 cazas par bando, sin contar las de las escuelas de la especialidad, casi todas concentradas en el pequeño recodo del Ebro.

Fiat Cr-32

En el verano de 1938, los Fiat Cr-32 españoles perdieron definitivamente 14 aparatos (el 22 por ciento de su plantilla); si esta proporción de bajas fue igual a la de la totalidad de la caza de su banda, los aviones perdidas por la caza nacional serían 36. Entre los pilotos resultaron abatidos el 3 de octubre los dos primeros ases rebeldes, García Morato y Julio Salvador. En cuanto a los aviones del gobierno republicano, las siete escuadrillas del grupo 21 perdieron en agosto 22 aviones, del 3 de septiembre al 3 de octubre otros 16 y probablemente unos 20 más hasta el final de la batalla del Ebro, en total 58 de los 95 "Super Moscas" recibidos a finales de julio (un 61 por 100).

Estas datos no son discutibles, pues responden a pérdidas reconocidas por las propias unidades que las sufrieron. Durante la batalla del Ebro, dada la gran concentración de caza y artillería antiaérea republicana, los grupos de "Cadenas" no resultaron muy eficaces y hubo que relegarlos a frentes secundarios, aunque el grupo de Romeo Ro-37 y uno de los dos de Heinkel He-51 (por turno) permanecieron en el sector. En una de sus acciones caía para siempre Cipriano Rodríguez "Cucufate", el compañero de Haya en sus vuelos de record, que había sustituido a Camacho en el mando de los "Romeo".

La actividad de los bombarderos, fue, sin embargo, incesante, aún superior a la del mes de marzo, llegando a efectuar hasta dos y tres servicios diarios. Vinieron a lanzarse unas 150 toneladas al día y a lo largo de la batalla se lanzaron más de cien mil bombas, en su mayor parte de 50 y 100 kilos y algunas de 250 kilos.

 

-------Javier Arrimada 2010------------