El frente del norte 1936 - 1937

 

Asturias, Santander y el País Vasco

Después del fracaso nacionalista en Madrid, los generales sublevados Vigón y Kindelán convencen a Franco de que debe desviar los frentes de lucha hacia objetivos tácticos menos complicados, pero no menos importantes estratégicamente. Es entonces cuando se deciden los ataques contra Málaga y la franja del Cantábrico. El primer movimiento en el frente norte, tuvo ya lugar en el primer mes de la guerra con el avance de las columnas republicanas sobre Vitoria, sin que lograsen ocuparla. En esta acción destaca el bombardeo de la columna vasca que pretendía tomar Vitoria, por parte de un Breguet Br-XIX pilotado por Salas Larrazábal. El 21 de julio comienzan a avanzar las columnas navarras de Mola hacia Irún. El 13 de setiembre ocupaban San Sebastián, consiguiendo aislar la zona cantábrica de Francia.

El frente se estabilizó desde setiembre de 1936 a marzo de 1937. Las fuerzas de la República controlaban una amplia zona que llegaba desde San Sebastián a Luarca, comprendiendo las actuales provincias de Vizcaya, Santander, Asturias menos Oviedo y el pasillo de Grado, además de algunas zonas del norte de León, Palencia, Álava y Guipúzcoa.

La campaña definitiva nacionalista de 1937 para conquistar el norte es larga y dura, dividida en dos etapas de tres meses cada una, separados por la batalla de Brunete. En la primera los combates se centran en Vizcaya, y en la segunda en Santander y Asturias. El norte caerá el 21 de octubre de 1937.

La aviación republicana del norte en 1936. El Circo Krone y Escuadrilla Vasca.

La situación inicial es muy problemática para las fuerzas del Gobierno, los únicos aeropuertos de la zona, el de León y el de Logroño, son rápidamente controlados por los rebeldes. Allí se encuentran los grupos de bombardeo 21 y 23 con aviones Breguet Br-XIX, que en los primeros meses tendrán que sostener los frentes de Asturias y el País Vasco, ayudando a las milicias falangistas y a las tropas del ejército y requetés que se habían sublevado en Navarra. Enfrente, la aviación republicana intentó reunir a toda prisa una fuerza aérea, que por su disparidad y variedad de modelos recibió el nombre de "Circo Krone".

Esta fuerza se componía en un principio de :

  • Once Bristol Bulldog II
  • Ocho Gourdou-Leseurre GL-32
  • Ocho Potez 25
  • Siete cazas Letov S-231 comprados a Estonia.
  • Unos 5 Caudron de diversos tipos.
  • Algunos Breguet Br-XIX, y un Nieuport Ni-52 que procedían de Sariñena.
  • Tres Fokker VII B
  • Dos Monospart ST-4
  • Un De Havilland Dh-84 Dragon Rapide
  • Un Farman 231 de turismo
  • Un Vickers Vildebeest
  • Un Miles M-3 Falcon
  • Un Miles M-2 Hawk
  • En setiembre de 1936, llegan a Santander cuatro hidroaviones Savoia S-62 desde Rosas, volando sobre Francia.
  • Igualmente llegaron al norte un Beech 17 y un Lockheed Vega y un Lockheed Orion.

Además de estos aviones llegaron en 1936 unos 30 Polikarpov I-15 "Chato" que serían el grueso de la caza republicana de la zona, con Felipe del Río, Miguel Zambudio, Manuel Aguirre, Leopoldo Morquillas, Juan Comas...

La razón fundamental de las adquisiciones de material civil, eran la poca disponibilidad de aparatos militares en el mercado europeo, y el alto precio de los aviones franceses. Los aparatos de transporte civil se adaptaban artesanalmente como bombarderos, enlaces y aviones de reconocimiento. Sus misiones fueron generalmente de bombardeo protegidos ocasionalmente por los cazas del Krone o por los "Chatos"...

Potez 25
Polikarpov I-15 "Chato"
Caudron C-27 "Luciole"
General Aircraft "Monospar" ST-4 y ST-25

La escuadrilla vasca era una unidad formada en noviembre de 1.936 con la llegada al norte de los "Chatos", se estructura en tres destacamentos: el más numeroso, de 17 aviones, se basará en Lamiaco, antes campo de polo en las cercanías de Bilbao; los otros dos, de seis aviones cada uno, se instalaran respectivamente en la Albericia, cerca de Santander, y en Colunga, municipio de Oviedo. Estuvo mandada por el ruso "Boris" Maranchov, pero en febrero del año siguiente, esta escuadrilla pasa a tener jefe español, Felipe del Río. En mayo se les unen los Polikarpov I-15 de la Escuadrilla "Lacalle", procedentes de la Zona Centro. Esta escuadrilla fue disuelta con la caída de la Zona Norte.

Los días 11 y 12 de diciembre del 36 los republicanos intentan, sin éxito, un avance en dirección a Vitoria. La aviación colabora con una incursión sobre el aeródromo rebelde de Villareal. Componen el grupo un Breguet XIX pilotado por el americano Fred Lord, los dos Miles, el Farman 231 y dos Monospart St-4. Van sin escolta de cazas y aprovechan la sorpresa para destruir dos Junkers Ju-52.

La reacción de la aviación nacional fue inmediata, despegaron los Heinkel He-51 de Vitoria, y se lanzaron en persecución de los aparatos republicanos, derribando un Monospart ST-4. Por suerte aparecieron varios Polikarpov I-15 que se enfrentaron a los Heinkel y el resto de la agrupación pudo regresar a los aeropuertos.

La aviación rebelde en el norte en 1936.

Como hemos visto la aviación subevada estaba concentrada en los aeropuertos de León y Logroño, desde donde colaboraron en la detención de los ataques asturianos contra Castilla, los vascos contra Villareal y en el avance de Mola hacia San Sebastián. Los sublevados recibieron un grupo de 15 aviones P.W.S. 10 polacos, para compensar su falta de cazas, pero estos anticuados aparatos pronto pasaron a entrenadores, en cuanto se recibieron las aportaciones alemanas e italianas, 24 Heinkel He-51 y 27 Fiat Cr-32.

Las escuadrillas iniciales de Breguet Br XIX se verán reemplazadas por 18 Heinkel He-70, para la unidad de reconocimiento alemana A/88, 5 Henschel Hs-123 de asalto y unos 20 Heinkel He-46 "Pava" de reconocimiento y bombardeo. Estos aparatos concentrados en León, Salamanca, Burgos y Logroño, contaban con la ayuda de otros de la zona centro, como los Junkers Ju-52, y los Savoia Sm-81.

P.W.S. 10

La Campaña del norte en 1937, los combates y el problema de los refuerzos republicanos.

  • Vizcaya, de enero a junio de 1937

Los aparatos del Circo Krone no garantizaban la seguridad de la zona norte republicana, por ello hubo continuos envios de material desde el centro y Catalunya para mantener el nivel de las defensas aéreas republicanas. Los envios eran muy problemáticos, los nacionales dominaban la costa impidiendo la llegada de barcos a los puertos, y por otro lado la distancia entre las zonas republicanas era grande y expuesta a la interceptación por parte de los nacionales. A pesar de ello se organizaron varios envios de material y pilotos.

Algunos de los aviones que componían el "Circo Krone"
Bristol Bulldog II
Gourdou-Leseurre GL-32
Letov S-231
Miles M-2 Hawk series
Farman 231
Miles M-3 Falcon
General Aircraft Monospar St-4/12
Beech 17
Lockheed 5 Vega
Lockheed 9 Orion
Koolhoven FK-51
 

El 28 de enero del 37, los Breguet Br XIX, de Alas Rojas atacaron sin éxito al acorazado España, que se hallaba bloqueando los puertos gubernamentales del Cantábrico. Llegan a Bilbao 10 cazas holandeses Koolhoven FK-51 comprados por la República.

En marzo empiezan a entrar en servicio en la Legión Cóndor, aviones muy superiores a los enviados en 1936. Una escuadrilla de cazas Messerschmitt Bf-109 B, una de bombarderos Heinkel He-111B, además de 12 Dornier Do-17 y algunos Junkers Ju-86. Los aviones anticuados pasan a ser pilotados por españoles. El 5 de marzo, el 2º escuadrón de Heinkel He-51, formado íntegramente por españoles liderados por Sálas Larrazábal es tranferido a León, para reforzar el frente norte. En Asturias se crea un grupo de asalto con aparatos Heinkel He-46, en Navia.

El 31 de marzo Mola empieza la campaña del norte con 50.000 hombres de las brigadas navarras. Rompen el frente por la zona de Villarreal, en dirección a Ochandiano. Penetran hasta los pasos de Barazar, Zumelzu y Urquiola.

El 3 de abril aviones republicanos Gourdou-Leseurre GL-32, convertidos en bombarderos en picado, bajo el mando del "as" republicano Miguel Zambudio atacan al acorazado España en el mar Cantábrico. El 10 de abril el "Circo Krone" con escolta de "Chatos" atacan Vergara, y el 17 objetivos en Álava.

Foto realizada en Santander en agosto de 1937, en la que posan los pilotos de los Polikarpov I-15 "Chatos" destinados en el norte. En el centro, de blanco, el oficial de Estado Mayor, Ramón Puparelli, que mandó la escuadra de caza. Entre los aviadores de pie están: Ramón Llorente (segundo por la izquierda), Leopoldo Morquillas (sexto), Miguel Zambudio (séptimo). Y agachados, Andrés Rodríguez Panadero, Suyé (tercero), Joaquín Calvo (cuarto), Ladislao Duarte (quinto), Miró (séptimo) y Miguel Galindo.

La aviación fascista se hizo notar de modo significativo en el mes de abril, en la ruptura del frente en Inchorta y en los bombardeos de Durango y Guernica, así como en los ataques al cinturón de hierro. Poco antes del bombardeo de Guernica, el número de aviones modernos en Vizcaya no superaba los 14; 6 Messerchmitt Bf-109, 3 Heinkel He-111, 2 Dornier Do-17, y tres Savoia Sm-79 italianos.

El bombardeo de Guernica

La diferencia entre los medios aéreos no parecía decisiva en cuanto a número de aparatos, pero si lo era en cuanto a la calidad y a su utilización. Una escuadrilla de Messerchmitt Bf-109 y los Heinkel He-51, bastaban para controlar el cielo de Vizcaya y escoltar a los grupos de bombardeo.

El general Von Sperrle, Jefe de la "Legión Cóndor", ordenó una de las acciones más salvajes y desproporcionadas de la guerra, el ataque el 26 de Abril de 1937, a la villa de Guernica, un lugar que no suponía ningún objetivo táctico ni estratégico para el avance de Mola. En la villa, además de los 7000 habitantes, se encontraban numerosos refugiados que habían llegado huyendo de la guerra procedentes de Guipúzcoa. Otra circunstancia que aumentó la tragedia de aquel día, era que se había celebrado, como todos los lunes, el mercado en el que los agricultores y ganaderos acudían al pueblo a vender directamente sus productos.

La villa de Guernica, después del bombardeo

Según Jesús Salas, una escuadrilla de trimotores italianos Savoia Sm-79, realizaron un bombardeo previo de algunos puntos de la villa, pero el decisivo que la arrasó comenzó a las 15,30 horas. Los bombarderos, los ya veteranos Junkers Ju-52 y algunos nuevos Heinkel He-111, despegaron desde Burgos y los cazas Messerschmitt Bf-109 desde Vitoria. En total 42 aviones. La Legión Cóndor arrojó sobre Guernica casi la mitad de las bombas utilizadas en toda la guerra destruyendo el 70% de la ciudad con un balance de muertos que oscila según las fuentes entre 1.654 y 2.500. Después del bombardeo, los cazas se dedicaron a ametrallar volando a ras del suelo a todas las personas que huían despavoridas de la ciudad. A los 3 días ocuparon la ciudad las fuerzas rebeldes, que silenciaron durante largo tiempo el suceso, incluso achacando a bandas de dinamiteros y anarquistas la destrucción de la ciudad.

De acuerdo con las anotaciones en el diario de von Richthofen, comandante supremo de las fuerzas alemanas en España, Guernica fue atacada porque era un importante centro de comunicaciones en la retaguardia del ejército vasco en retirada. Curiosamente el puente de la ciudad no fue destruido, tampoco la pequeña estación de ferrocarril, ni la Casa de Juntas.

Heinkel He-111 soltando su carga de bombas ©Heinkel He 111 - Standardbomber der Deutschen Luftwaffe

El día 30 se hunde el acorazado España, segúramente por el choque contra una mina, aunque fue sobrevolado por aviones republicanos Gourdou-Leseurre GL-32 antes del hundimiento. Miguel Zambudio asegura haberle alcanzado con una bomba de 100 kg.

En Francia el Comité de No Intervención, ponía todas las trabas posibles, reteniendo a pilotos y aviones que querían incorporarse al frente norte, desarmándolos y devolviéndolos al lugar de origen, generalmente Cataluña. La situación más clara se produce el 8 de mayo de 1937, cuando intentaron llegar al norte 9 Polikarpov I-15 Chatos y 6 Polikarpov Rz Natachas, acompañados de un Douglas Dc-2 con personal auxiliar. Los aparatos fueron desarmados en Toulouse y escoltados por aviones franceses de vuelta a España. El 17 de marzo se intentó de nuevo el paso, otros 15 Chatos de la escuadrilla Lacalle, algunos Natachas y 2 Douglas Dc-2, esta vez dirigiéndose hacia Pau, pero este aeropuerto no reunía las condiciones necesarias para el aprovisionamiento, algunos volvieron hacia Toulouse, donde volvieron a ser desarmados, teniendo que regresar a Cataluña.

El Polikarpov I-15 nº 18 fotografiado en la zona norte con su piloto el "as" republicano Miguel Zambudio, a la derecha

A últimos de mayo, dos expediciones llegaron a Santander en vuelo directo desde Algete, la primera, al mando de Gerardo Gil, con dos patrullas y otra con 9 Polikarpov I-15 al mando de José Riverola Grúa, jefe de la escuadrilla Lacalle desde marzo.

En mayo de 1937, llegaron a León 22 Aero A-101, de origen checo, capturados a los republicanos en el buque Hordena, por el crucero Almirante Cervera. Con ellos se equipó un grupo de bombardeo ligero.

Aero A-101

Durante el mes de junio se suceden los ataques aéreos contra el cinturón de hierro, con los lentos Savoia Sm-81 y Junkers Ju-52, estos aviones no habrían podido actuar en presencia de caza enemiga, lo que nos indica la pérdida de efectivos de la caza republicana. El ataque masivo sobre Vizcaya se consiguió concentrando la mayor parte de efectivos con los que contaba en aquel momento la aviación sublevada. Sólo el grupo de Salas con sus Heinkel He-51, estaba destacado en Aragón, cuando suceden los ataques a Huesca y Belchite. El grupo de Morato se ocupaba de los frentes centro y sur para hacer frente a los combates de Brunete y La Granja.

El 11 de junio Manuel Aguirre llega al aeródromo de Biarritz con 4 Polikarpov I-15, que fueron inmediatamente devueltos. El piloto de la escuadrilla Lacalle, José José Riverola Grúa consiguió pasar otro grupo de Chatos, que fueron destruidos por la aviación nacional en los aeródromos de La Albericia en Santander y Somorrostro en Vizcaya, durante los ataques de los rebeldes contra el Cinturón de Hierro de Bilbao. Los pilotos que se quedaron sin aviones, regresaron a la zona centro, la mayoría eran veteranos de la escuadrilla Lacalle. En total combatieron en el norte unos 60 Polikarpov I-15 (Según Salas) pero nunca fueron una fuerza decisiva, al ser enviados en pequeños grupos.

A pesar de su inferioridad, la actividad de los pilotos republicanos fue frenética. A primeros de junio se suceden los ataques de las milicias a los reductos rebeldes de Oviedo, para aliviar la presión sobre Bilbao. El 15 de junio se produjo el ataque de aparatos del "Krone" contra un buque franquista frente a la costa vizcaína. 17 de junio se pierde el aeródromo de Lamiaco, un Potez 25 y un Bristol Bulldog son capturados por las tropas fascistas. El 17, atacan a los barcos rebeldes Ciudad de Palma y Ciudad de Valencia, que tienen que abandonar la zona. Poco antes de caer Bilbao llega una escuadrilla de Polikarpov I-16.

Dibujo de un Polikarpov I-16 "Mosca"

 

  • Santander agosto de 1937

A finales de julio pasó de Madrid a Santander una segunda escuadrilla de Polikarpov I-16 en la que iba el piloto Tarazona. Es posible que subiera una tercera escuadrilla de Moscas con el ruso Sminov, ya que este piloto abandonó por esas fechas el mando de la Primera escuadrilla de durante la batalla de Belchite para ir al norte.

Esto se justifica además por el hueco de cuarenta y cinco números sucesivos desde la matrícula CM-046 a la CM-090, que no aparecen en octubre en los grupos de caza republicanos.

En el ataque a Santander colaboran de manera decisiva los italianos del CTV, con su imponente fuerza aérea compuesta por cazas Fiat Cr-32, aviones de ataque al suelo Breda Ba-65, bombarderos ligeros Romeo Ro-37, y bombarderos medios Savoia Sm-79 y Savoia Sm-81. El 6 de agosto tiene lugar un duro combate aéreo sobre Torrelavega (Cantabria).

Aviones de la "Legión Cóndor"

Heinkel He-51
Heinkel He-45 "Pavo"
Heinkel He-46 "Pava"
Henschel Hs-123
Heinkel He-70 "Rayo"
Messerschmitt Bf-109 B
Heinkel He-111B "Pedro"
Junkers Ju-86
Dornier Do-17

 

Aviazione legionaria

Fiat Cr-32 "Chirri"
Savoia Sm-81
Savoia Sm-79
Breda Ba-65
Romeo Ro-37

 

El 6 de agosto el "Krone" bombardea Pravia, cerca de Oviedo en una de sus últimas apariciones. El avance de las tropas nacionalistas es rápido y la resistencia en Santander se derrumba. El 26 de agosto es ocupado el aeródromo de La Albericia, donde, entre otro material aéreo, fueron capturados por los nacionales dos Breguet Br XIX, un De Haviland DH-84 Dragon, un Monospar ST-4 y un Potez 25, todos ellos averiados, po lo cual no habían podido ser evacuados.

  • Asturias desde el 1 de setiembre hasta el 21 de octubre de 1937

El 10 de setiembre el grupo de caza 2-G-3 de la "Patrulla Azul" es concentrado en León para ayudar en la ofensiva del general Aranda. El día 19 de octubre, cuando la situación en el norte es crítica, el avión del "as" republicano Zambudio avión es alcanzado cuando actuaba en apoyo de las fuerzas gubernamentales sobre Llanes junto con otros "Chatos" y "Moscas", aunque logra tomar tierra fuera de campo. Al día siguiente los pilotos supervivientes y los aparatos que quedaban operativos pasan a Francia, dando por terminando la campaña del norte.

El 21 de octubre de 1937 el ejército nacional toma la ciudad de Gijón, y se ocupa el aeródromo de Carreño, donde, además de cuatro "Chatos" y otros tantos "Moscas", los sublevados capturan tres Gourdou-Leseurre GL-32, un Letov S-231, un Koolhoven FK-51, un Potez 21, un Nieuport Ni 52 y dos Breguet Br XIX, todos ellos con averías de distinto signo. El "Circo Krone" había dejado de existir, por el momento.

De los valiosos 75 "Chatos" y 45 "Moscas" que combatieron en el norte sólo se salvaron 3 que huyeron a Francia, lo que supuso un severo golpe para la aviación de la República.

-----------Javier Arrimada 2010--------